16 de enero de 2010

HAITI, pura tragedia...




He pasado gran parte de la tarde entre periódicos de papel y prensa digital. Y con un nudo en la garganta. A más lectura, más congoja.
La situación en Haiti es pura catástrofe, desamparo total. Os lo confieso, he llorado escuchando a Óscar, el bombero de Madrid que ha tocado a Dios en mitad del infierno cuando la manita de Redjeson se ha topado con la suya y le ha dicho eso de "Cariño, te vienes conmigo..." Bendita esa mano que me hace creer en la bondad del corazón humano, en los milagros. Y junto con ella, la del resto de solidarios que han dejado su casa y su trabajo sólo por ayudar a quien ahora lo necesita. Es lo único bueno en medio del desastre.
Que la sonrisa de Óscar y los ojazos asustados pero llenos de vida de ese chaval, no se olviden. Que no se nos olviden...