21 de enero de 2010

Abrazados


Enrique me ha hecho llegar desde su San Fernando natal, la Real Isla de León que fue, una foto que encierra todo el misterio del amor. En una necrópolis del neolítico, dos esqueletos, un hombre y una mujer enterrados frente a frente, enlazados brazos y piernas. Dicen que no es el hallazgo más valioso de entre los que han salido a la luz. No sé yo. ¿Cómo medir la emoción de un abrazo de 6.000 años? Ni imaginarlo puedo.
Me comenta Enrique y con razón … inevitable no recordar el verso final del poema de Quevedo, polvo serán, mas polvo enamorado...
Pues si. Mirad la foto, sólo eso. 

No hay comentarios: