21 de septiembre de 2010

Tiempo de otoño, recién empieza..

"... Si yo fuese Dios y tuviese el secreto haría un ser exacto a ti;/ lo probaría (a la manera de los panaderos cuando prueban el pan,/ es decir: con la boca), y si ese sabor fuese igual al tuyo,/ o sea tu mismo olor, y tu manera de sonreír,/ y de guardar silencio, y de estrechar mi mano estrictamente,/ y de besarnos sin hacernos daño -de esto sí estoy seguro:/ pongo tanta atención cuando te beso-;/ entonces, si yo fuese Dios, podría repetirse y repetirse..."


Tiempo de otoño, recién empieza. Y los versos de Ángel González que me llevan. Ganas de comerme el mundo, el nuestro digo...

No hay comentarios: