4 de octubre de 2010

Demasiadas cosa por decir, todo por hacer...


‎"Recuerdo los primeros abrazos solitarios, a la pared pegados,/ huyendo de la lluvia, recién enamorados todavía,/ felices y nerviosos,/ o la humedad imprevista de tu pelo empapado de amor y de tormenta./ Y recuerdo la lluvia lenta, arañando los cristales/ como araño tu piel, como el tiempo nos araña/ que también es hermoso amarse en la memoria y en la complicidad./ Hoy, tambien llueve.../" 




Demasiadas cosas que decir, muchas, en este primer lunes de octubre, desapacible... Y opto por los versos de García Montero. Mejor la lluvia escrita que la que moja hoy el cristal de mi ventana...



No hay comentarios: