24 de febrero de 2011

Esto no puede ser no más que una canción...

No voy a ser nada original y reconozco, como la mayoría de quienes alguna vez la han escuchado, que es una canción sencillamente maravillosa. Cuando era una mocosa recuerdo que al oírla siempre decía para mí aquello de ojalá me llamara como ella... Enseguida aprendí que lo realmente importante es querer y que te quieran. Que eso de encontrar a quien te lo cante al oído, ya es otra historia. Algún día tal vez os la cuente. La mía, digo...




Esto no puede ser no más que una canción,
quisiera fuera una declaración de amor,
romántica, sin reparar en formas tales
que pongan freno a lo que siento ahora a raudales.
Te amo, te amo, eternamente, te amo...

Si me faltaras, no voy a morirme,
si he de morir, quiero que sea contigo.
Mi soledad se siente acompañada,
por eso a veces sé que necesito
tu mano, tu mano, eternamente, tu mano...

Cuando te vi sabía que era cierto
este temor de hallarme descubierto.
Tú me desnudas con siete razones,
me abres el pecho siempre que me colmas
de amores, de amores, eternamente, de amores...

Si alguna vez me siento derrotado,
renuncio a ver el sol cada mañana,
rezando el credo que me has enseñado,
miro tu cara y digo en la ventana:
Yolanda, Yolanda, eternamente, Yolanda...



Pablo Milanés, hoy y cada 24 de febrero... ZORIONAK!

20 de febrero de 2011

Les Feuilles Mortes



Oh, je voudrais tant que tu te souviennes
Des jours heureux où nous étions amis
En ce temps-là la vie était plus belle
Et le soleil plus brûlant qu'aujourd'hui.
Les feuilles mortes se ramassent à la pelle
Tu vois, je n'ai pas oublié
Les feuilles mortes se ramassent à la pelle
Les souvenirs et les regrets aussi.
Et le vent du Nord les emporte,
Dans la nuit froide de l'oubli.
Tu vois je n'ai pas oublié,
La chanson que tu me chantais...

Les feuilles mortes se ramassent à la pelle
Les souvenirs et les regrets aussi,
Mais mon amour silencieux et fidèle
Sourit toujours et remercie la vie.
Je t'aimais tant, tu étais si jolie,
Comment veux-tu que je t'oublie?
En ce temps-là la vie était plus belle
Et le soleil plus brûlant qu'aujourd'hui.
Tu étais ma plus douce amie
Mais je n'ai que faire des regrets.
Et la chanson que tu chantais,
Toujours, toujours je l'entendrai.

C'est une chanson qui nous ressemble,
Toi tu m'aimais, moi je t'aimais
Et nous vivions, tous deux ensemble,
Toi qui m'aimais, moi qui t'aimais.
Mais la vie sépare ceux qui s'aiment,
Tout doucement, sans faire de bruit

Et la mer efface sur le sable
Les pas des amants désunis...





Nunca nadie la ha cantado como él. Una canción que es más que una canción. E Yves Montand...

16 de febrero de 2011

Love is a Losing Game


HORIZONTAL, SI, TE QUIERO
Pedro Salinas, poeta...
                                                



Ríndete a la gran verdad final,
a lo que has de ser conmigo,
tendida ya, paralela,
en la muerte o en el beso.
Horizontal es la noche
en el mar, gran masa trémula
sobre la tierra acostada,
vencida sobre la playa.
El estar de pie, mentira,
sólo correr o tenderse.




Y lo que tú y yo queremos
y el día -ya tan cansado
de estar con su luz, derecho-
es que nos llegue, viviendo
y con temblor de morir,
en lo más alto del beso,
ese quedarse rendidos
por el amor más ingrávido,
al peso de ser de tierra,
materia, carne de vida.
En la noche y la trasnoche,
y el amor y el transamor,
ya cambiados
en horizontes finales,
tú y yo, de nosotros mismos.



13 de febrero de 2011

Notas Para Un Blues

"Sol
    o he logrado el punzón de la pica, la lágrima del diamante, 
    los caprichos del trébol. 
    Quizá no existan los corazones. 
    Quizá es que sea imposible elegir...


La
   bios sellados, custodios del mejor guardado secreto, 
   del recinto en donde las  palabras reanudan sus batallas silenciosas, 
   sus pacientes y refinados ejercicios de rencor...


Si 
    crees que es paciencia, resignación, inmunidad o anestesia 
    te equivocas. 
    Es que he procurado cortar todas las margaritas 
    para no tener que interrogarlas."


Ana Rosetti, poetisa de San Fernando, Cádiz

Notas para un blues... fragmento...

11 de febrero de 2011

La prueba del nueve

Les ha llevado treinta años decidirse a levantar la voz contra la violencia de ETA. Y aunque lo han hecho de una forma milimétricamente estudiada, no seré yo quien ponga palos en las ruedas de su recién estrenada andadura. Pero he de confesar que ganas de poner y dejar en claro unas cuantas cosas tengo para regalar. Pero ésa es otra historia. Como lo es también la del qué será, será en el tema de la legalización o no de SORTU, para unos la nueva marca de la batasuna tradicional, para otros el nacimiento de una formación política en toda regla.



Analizando la cuestión desde una perspectiva estrictamente jurídica no contemplo otra posibilidad conforme a Derecho que la inscripción de SORTU en el Registro de Partidos Políticos, avalando su incorporación plena y por derecho al juego de la política. La opinión de diferentes juristas especializados en la materia es prácticamente unánime: los Estatutos rubricados por SORTU cumplen las exigencias legales de manera escrupulosa y sin atisbo de duda. Es más, si nos atenemos a la literalidad de la norma -la Ley de Partidos- y las exigencias jurisprudenciales, los de SORTU tendrían menos dificultades que otros estatutos de cualquier partido que se nos ocurra para superar la criba de legalidad. Vivir para ver.

Es en este contexto que la introducción de condicionantes tales como “son los de siempre”, “deben pasar una cuarentena”, “no me lo creo” o “no son de fiar” para forzar con ello una interpretación restrictiva de la Ley supone, lisa y llanamente, hacer un juicio de intenciones.  Lo cual debería ser jurídicamente irrelevante y, en su caso, habría de cobrar carta de naturaleza a la par que el resto de las posibles en el ámbito de las opiniones políticas. E idéntica irrelevancia cabe señalar respecto a la necesidad de condenar explícitamente el pasado de la organización terrorista ETA porque, lo queramos o no e independientemente de que esa no condena nos parezca execrable o inmoral, ello no es una exigencia de la Ley de Partidos, que no hace referencia alguna ni expresa ni concreta a dicha circunstancia. Ni siquiera el término condena, como tal, está legalmente previsto como inexcusable a la hora de tomar postura, antes o después, frente a la violencia de ETA.

Un elemento jurídicamente determinante para el acceso del nuevo partido a la legalidad es la de su consideración o no como “continuación” de otros ya ilegalizados. En este sentido, la literalidad de los Estatutos de SORTU echa por tierra dicha posibilidad, y el hecho de que existan personas que coinciden como militantes del nuevo partido y de alguno de los anteriores no es razón suficiente para adverar dicha sucesión o continuidad. Entre otras razones, porque estas personas no tienen restringidos sus derechos fundamentales, entre los que está el de participación política, amparado por  la presunción de constitucionalidad, esto es y por decirlo en lenguaje llano, que no cabe presumir “culpabilidad” en el ejercicio de un derecho de entre los fundamentales reconocidos por la Constitución. Y porque, ya sea individualmente o como organización política, primaría siempre el hecho de haber modificado su postura en un elemento absolutamente determinante para la Ley, cual es la violencia. SORTU la rechaza rotunda e inequívocamente, tanto es así que sus estatutos proclaman expresamente que la violencia de ETA, así como cualquier conducta connivente con ella, es incompatible con los objetivos políticos que persigue la nueva formación. Su desmarque del juego violento es evidente: quien no asuma este principio no será incluido en las listas electorales y adquieren el compromiso de, caso de sobrevenir dicha connivencia en alguno de sus militantes, y protagonizaran alguna de las conductas previstas en el artículo 9 de la Ley de Partidos, ello sería motivo de expulsión.  Esto es lo que hay, lo que sostienen, lo que han suscrito y esto, o incluso bastante menos, es lo que se le viene reclamando desde hace años y desde instancias de todos los colores a la izquierda abertzale afín a la ilegalizada Batasuna. ¿O no? 


Cualquiera de nosotros, cualquiera, todo ciudadano que tenga una opinión al respecto puede explayarse y quedarse tan a gusto esbozando cuantos requisitos añadidos a los estrictamente previstos en la Ley se nos ocurran y con ello justificar la no legalización de SORTU, los que anteriormente he mencionado o cualesquiera otros. Pero los tribunales, a donde parece ya abocado el procedimiento iniciado ante el Ministerio de Interior para su inscripción en el registro correspondiente –el Ministro Pérez Rubalcaba acaba de proclamar públicamente que no es otra cosa que BATASUNA con nueva siglas y nuevos estatutos- no pueden argüir condicionantes ni sostener exigencias que no tengan un respaldo legal explícito. Porque la misión del juez no es crear o responder a estados de opinión, su misión es, lisa y llanamente, aplicar la ley.



Y es precisamente la Ley de Partidos, denostada por unos y elevada a los altares por otros, la que garantiza, en mi humilde opinión, la plena viabilidad jurídica de SORTU como nuevo partido político. Y si todo ello no pareciera suficiente y sobrevinieran causas que la cuestionaran, merece la pena recordar que el Estado de Derecho se ha dotado de mecanismos más que suficientes para ilegalizar a posteriori a quienes no cumplan con la ley. Sean estos quienes fueren. Será pues la Sala 61 del Tribunal Supremo y, en su caso, el Tribunal Constitucional, quienes se pronuncien a no mucho tardar sobre el futuro legal de SORTU, que no sobre su futuro político.  Éste sólo depende de ellos, eso es lo que nos han dicho.  Mantener su palabra es y será su verdadera prueba del nueve.


10 de febrero de 2011

The first time ever I saw your face...

... dejo mi corazón en tu almohada. Y en el aire que respiro, una canción.


The first time ever I saw your face
I thought the sun rose in your eyes
And the moon and the stars
were the gifts you gave
To the dark and the empty skies, my love…

The first time ever I kissed your mouth
I felt the earth move in my hand
Like the trembling heart of a captive bird
That was there at my command, my love…

The first time ever I lay with you
I felt your heart so close to mine
and I knew our joy would fill the earth
and last till the end of time, my love…

The first time ever I saw your face,
     your face…



7 de febrero de 2011

Gary Moore, que no pare la música...

Cuentan que en los años noventa descubrió el blues y yo, le descubrí a él. Y quedé enganchada a su melena rizada ya para los restos. Era un pedazo de músico el irlandés éste y esa guitarra suya más que sonar, nos hablaba. Gary Moore murió anteayer, joven, demasiado... Que nos guarde tiempo y tiempo. Y que no pare la música...



Me encanta...

6 de febrero de 2011

Bidasoa eta biok...

El Bidasoa, la Bidassoa, nuestro río... agua, fuente que nace y crece, caudal que ensancha el cauce que, poco a poco, humilde, va comiendo tierra de fondos y orillas para hacerse grande y hermoso, para besar suavemente las laderas verdes, para confundirse con árbol y hierba, para hacerse canal de los hombres y suavizar fronteras. Para salir al mar, como cuando se quieren buscar nuevos horizontes de vida, más anchos, más azules. Y duplica el paisaje. Que nuestro río bebe luz como el mejor de los espejos...



















 




 





Una mañanera de lujo la de hoy... el Bidasoa, la Bidassoa y yo.  Y quienes llevo siempre conmigo.

5 de febrero de 2011

Cinco de febrero

Seis años hace hoy que murió el aita, otro cinco de febrero, sábado también, parece que fue ayer. Y lo días pasan, y pasan los años, y el tiempo, qué paradoja, que se va para quedarse, suma que te suma y que no pare la música... Mentiría si os dijera que me duele su ausencia, ya no, pero daria un trozo de mi por verle de nuevo, un beso y ya. Aunque luego miro a Roman y me reconcilio con esta jodida vida nuestra, porque le miro y le veo... puedo ver al aita en su forma de mirar, ese ceño etxegoyen, sus gestos, las mismas manos largas y finas de su aitona, las mismas que tengo yo, tan iguales... le echo tanto pero tanto de menos… 

Aitatxo nerea, maite zaitut…





Cientos de veces, la hemos bailado cientos de veces en el salón de casa... Las Palmeras de Alberto Cortez,  el aita y yo. Y no había nada más...