20 de mayo de 2011

Xabier Iridoy.

Aún estamos en hora, quiero decir que todavía podría pedir el voto para mi gente pero no lo voy a hacer, que lo que quiero es otra cosa. Y bien podría haber escrito lo que ahora hace tiempo pero ni tiempo, me crean o no las musas de todos los colores. Y en nada será medianoche, un nuevo día. Creo que ya toca, quiero contar y contaros...
Hace años que conozco a Xabier, hace muchos años, tantos ya que ambos hemos llegado a los cincuenta casi a la vez y sin enterarnos. Y cincuentones y de buen ver nos vemos embarcados en un mismo proyecto que mira, desde el corazón de nuestro batzoki, a nuestro ayuntamiento. Y está siendo una experiencia apasionante, las cosas como son. Será que confío en la gente que va de cara, que no se arruga ante las dificultades y que es capaz de liderar un equipo siendo uno más entre los otros. Para eso se necesita mucho cuajo pero del bueno, de ése que dicen humildad y que no abunda por estos lares. Por los de la política, digo. Y no sabéis cómo se agradece.
Ése es Xabier Iridoy Olaizola, un tío currante y decidido y en el que se puede confiar. Y yo, estoy con él. Incondicionalmente.



No hay comentarios: