23 de agosto de 2011

Martes de agosto, de amanecida...

"A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

¡No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos!

Con esta envidia que digo
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo..."

                                                           LOPE de VEGA - fragmento -


De amanecida recién en nuestro txoko del Bidasoa. Qué rico ese primer café en el balcón de la cocina, al oscuro aún, cielo al norte, ¿o es noreste...? No distingo bien la arrogante veleta de Villa Concesa ni su flecha vieja que, siempre que la busco, dibuja sobre mi una rosa de los vientos personal e intransferible, mía pues... 
Cielo al norte, corazón al sur, como en la letra del tango. Y los dos mares...

No hay comentarios: