1 de noviembre de 2011

Todo lo consumado en el amor habita en Blaya

















Éramos dos gatos mal contados en la calle, casi de amanecida, esta mañana. He subido muy temprano al cementerio, estaba precioso, nuestro Blaya en muy kattottero... Me gusta este txoko nuestro que, a los pies de San Marcial, guarda y resguarda a los suyos cuando se van, si es que se van, que no lo tengo yo tan claro. Porque sé, como dice el poeta, que todo lo consumado en el amor no será nunca gesta de gusanos. Flores anaranjadas, una oración y besos sin respuesta, un rato con los míos en Blaya...





No hay comentarios: