17 de diciembre de 2011

Cesaria Evora... agur!

Le decían La Diva de los Pies Descalzos, no era cierto, nunca lo fue. Hace apenas veinte años el mundo le abrió sus brazos y ella dejó atrás una vida de pobreza, temores y menosprecios. Pero siguió siendo la misma mujer negra del África portugués cuya voz arrastraba años y años de alcohol y humo de tabaco. Hasta el último de sus días con un cigarrillo entre los dedos... Esa voz no desgarrada pero llena de matices oscuros brillaba sin embargo como pocas otras, se podía tocar lo que ella entonaba, hasta lo que no entonaba se podía tocar... Nadie más alejado del divismo, del mismo cielo, que Cesaria Evora, que cantaba como los ángeles. Se nos ha muerto la no diva, adiós a sus pies descalzos, a su sonrisa triste... Goian bego, anderea. AGUR! Y bésame mucho...



1 comentario:

Anónimo dijo...

Algo ha de haber en las almas que les hace compartir el gusto por las mismas cosas.

Sodade por la pérdida de Cesaria Evora, sodade.