7 de mayo de 2012

De madrugada

Entre su soledad y mis asuntos no hay más resquicio que la madrugada... 
¿Es lo que hay? 
      Sea...

No hay comentarios: