10 de mayo de 2012

La Europa League

Me quedo con muchas imágenes del partido de ayer, algunas de a pie de campo, otras en el centro del mismo Madrid, que la Euskal Etxea dio para compartir, además de fútbol, risas y mantel, además de la Copa de la Europa League, otras más de andar por casa que me supieron a gloria. Podría caer en el tópico y ensalzar a la afición, que es de las de enmarcar, en la desolación por la derrota o en la euforia de los vencedores, todo sería, sencillamente, verdad. Me quedo con ésta, por lo que me dice: ni rivales, ni banderas, ni colores. La guerra dura noventa minutos y lo que pasa en el campo, allí queda. Luego, el abrazo, aunque no haya consuelo...


No hay comentarios: