29 de julio de 2012

¿Qui prodest?


El Gobierno español hace muchos años que abandonó a su suerte a los saharauis, que boicoteó su independencia y el derecho a ejercer su autodeterminación a través de un referendum, hace mucho tiempo que entregó el futuro de este pueblo hermano a un sátrapa, Mohamed VI, hijo de Hassan, hermano del alma del Borbón, dueño y señor de un régimen totalitario… Siempre, a la mínima ocasión, ha mirado para otro lado, sin condenar nunca, ni en el Parlamento ni fuera de él, la brutal y continuada represión de las autoridades marroquíes contra la población civil que habita en el Sáhara ocupado, torturas, desapariciones, asesinatos, juicios sumarísimos y sin garantías…  Y la misma mierda de Gobierno han sido, en esto, socialistas que populares. Unos y otros sacaban pecho enarbolando la bandera de la cooperación y la defensa del débil, cuánta generosidad... hipócritas!! Así las cosas, ¿qué quedaba por hacer? Pues cerrar este grifo y recortar drásticamente la ayuda humanitaria con destino a los refugiados saharauis de Tinduf. Y como estar inmersos en una situación de grave crisis económica brinda la coartada perfecta, la excusa ideal, sobran más explicaciones: de los dependientes que se ocupe la familia, de los indigentes las ONG y de los olvidados, también. Que se mojen su culo solidario que Papá Estado está para las cosas importantes, punto. De manera que tras los tijeretazos en materia de cooperación y ayuda al desarrollo sólo quedaba estrangular la moral de los movimientos solidarios y jugar una última baza: la del miedo. 


El Gobierno del PP, por boca de su ministro de Exteriores –por cierto, una de las pocas voces del ejecutivo que habla claro- afirma tener indicios fundados de que terroristas islamistas han puesto en su punto de mira a los extranjeros que trabajan en Tinduf. Tanto es así que, de improviso y voluntariamente, repatría desde los campamentos a cooperantes y solidarios españoles sin apenas margen de maniobra y, por no dar, ni siquiera dan explicaciones, ¿para qué? Es más sencillo recordar, como así lo ha hecho Garcia Margallo, el secuestro de Ainhoa Fernández, Eric Gonyalons y Rossella Urru  para justificar su decisión y de paso señalar que las autoridades del polisario encargadas de la seguridad en los campos fueron incapaces de garantizarla. Y así las cosas, cabe preguntar y preguntarse: si ya había peligro y el Frente Polisario no fue capaz de defender a los cooperantes, ¿por qué no realizar la repatriación de los españoles desplegados en Tinduf entonces, octubre pasado, después de los secuestros, y sí hacerlo ahora? Algo huele a podrido en todo este asunto que, al parecer, el último pago les ha salido por un ojo de la cara. Ah no, perdón... que el PP no paga secuestros. Ah, no, tampoco... que la vida humana no tiene precio. En qué estaría yo pensando...

El mensaje que el Gobierno ha dado con la evacuación por razones de seguridad de los cooperantes españoles es que o bien el Frente Polisario está contaminado o bien es vulnerable, y Argelia también, a las acciones del terrorismo de Al-Qaeda, que en Tinduf la situación es de alto riesgo para los extranjeros y que el peligro es cierto e inminente. Lo curioso del asunto es que sea sólo España y su Gobierno quienes lo sepan, aunque apuesto a que el amigo de Su Majestad está aplaudiendo a estas horas hasta con las orejas. Francia, Italia, Argelia, Mauritania...  nada saben de otras o más graves amenazas para activar una alerta especial.  Tampoco Medicus Mundi -que mantiene un contingente operativo en la zona-, ACNUR o el Banco Mundial de Alimentos, organismos que siguen con acciones oficiales y su gente desplegadas in situ, a los que nadie de entre las autoridades responsables de su seguridad, empezando por la Naciones Unidas, ha conminado a reforzar sus precauciones o abandonar el terreno porque las circunstancias han variado. 

Aunque lo realmente insufrible, amén del mensaje teledirigido del asunto, es la falta de información del Gobierno, la política del trágala. Porque, a ver –y dejamos a un lado la discusión sobre si está justificada o no la evacuación de los cooperantes- que me lo expliquen: ¿de dónde salen esas informaciones? ¿quién es la fuente, quién la autoridad de inteligencia que garantiza su veracidad? ¿sólo corren peligro los españoles, por qué? Y si es que no, ¿por qué no son evacuados el resto de extranjeros? ¿El peligro es sólo en Tinduf? O en su caso, ¿qué parte del Sahara es potencialmente peligrosa? ¿Van a evacuar a los solidarios de otras zonas?, ¿si, no, cuándo? Y el siguiente peldaño, ¿cuál será? ¿impedir tal vez que cooperantes y solidarios españoles puedan viajar a Tinduf? ¿van a dejar definitivamente solos a los saharauis? ¿a sus mujeres, a sus niños? 

Resumiendo ¿qui prodest?  Pues eso.



No hay comentarios: