17 de noviembre de 2012

Gaza, nada ha cambiado.

No es nuevo, no hay nada nuevo bajo el sol menos aún bajo las bombas, Caín y Abel, David contra Goliath... No me valen los requiebros sobre quién empezó ésta o aquella batalla, la población civil pone siempre los muertos y éstos no saben de patrias ni fronteras, todos hijos del mismo Dios, les pese a los unos y a los otros. No puedo poner a palestinos e israelíes a la par, no puedo, no lo están... 
Gaza es hoy, de nuevo, el horror. Como lo fue hace dos años, como hace veinte lo fueron los campos de refugiados de Sabra y Chatila... E Israel, su memoria: ayer víctimas, hoy verdugos, para su vergüenza. Pero también para la de todos quienes miran hacia otro lado. Asco de mundo éste...




No hay comentarios: