26 de mayo de 2013

Koozà

Un chaval como otro cualquiera se pasea tranquilamente con su cometa, comienza a jugar intentando echarla a volar. En éstas irrumpe en escena un peculiar cartero que, entre que va y viene, termina por dejar un abultado paquete en el suelo. Es una caja, una caja misteriosa... el chaval no sabe qué hacer, la mira, la rodea, la vuelve a mirar, finalmente se decide, y la abre...  aparece el genio de la caja, el genio de koozà. Y comienza la magia...

Ese genio maravilloso, maestro de ceremonias, encantador, sofisticado y elegante... un rey payaso, loco de atar, provocador y juguetón, casi uno más entre sus dos bufones... pasos en el alambre, malabares, contorsionistas y saltimbanquis, el trapecio, el monociclo, equilibrios imposibles y giros espectaculares, diablos que vuelan... máscaras y vestuario de ensueño y la música en directo, fantástica...

La magia del circo... le Cirque du Soleil...
Koozà...