6 de diciembre de 2013

INVICTUS






























































Out of the night that covers me, 
Black as the Pit from pole to pole, 
I thank whatever gods may be 
For my unconquerable soul. 

In the fell clutch of circumstance 
I have not winced nor cried aloud. 
Under the bludgeonings of chance 
My head is bloody, but unbowed. 

Beyond this place of wrath and tears 
Looms but the horror of the shade, 
And yet the menace of the years 
Finds, and shall find me, unafraid. 

It matters not how strait the gate, 
How charged with punishments the scroll, 
                    I am the master of my fate 
                   I am the captain of my soul...


                           William Ernest HENLEY                 

En la noche que me envuelve,,
negra como un abismo insondable,
doy gracias al Dios que fuere 
por mi alma inconquistable. 

En las garras de las circunstancias
no he gemido, ni llorado.
Bajo los golpes del azar
mi cabeza ensangrentada siempre erguida. 

Más allá de este lugar de lágrimas e ira 
acecha el horror de la sombra
aun así la amenaza de los años me encuentra
y me encontrará, sin temor alguno.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia,
 Soy el amo de mi destino,
 soy el capitán de mi alma...





 “Llegó el momento de curar heridas”
(Llegada a la presidencia de Sudáfrica, 10 de mayo de 1994)


... Ha llegado el momento de curar las heridas. El momento de salvar los abismos que nos dividen. Nos ha llegado el momento de construir. Al fin hemos logrado la emancipación política. Nos comprometemos a liberar a todo nuestro pueblo del persistente cautiverio de la pobreza, las privaciones, el sufrimiento, la discriminación de género así como de cualquier otra clase. Hemos logrado dar los últimos pasos hacia la libertad en relativas condiciones de paz. Nos comprometemos a construir una paz completa, justa y perdurable. Hemos triunfado en nuestro intento de implantar esperanza en el seno de millones de los nuestros. Contraemos el compromiso de construir una sociedad en la que todos los sudafricanos, tanto negros como blancos, puedan caminar con la cabeza alta, sin ningún miedo en el corazón, seguros de contar con el derecho inalienable a la dignidad humana: una nación irisada, en paz consigo misma y con el mundo...

 Nelson Mandela, Madiba... Agur eta Ohore!! Egun handirarte.

LUX AETERNA!