23 de abril de 2014

Libros, rosas y besos. Y el aita.




















... la Literatura es una botella que se echa al mar con una carta de amor dentro, Elena... Quien así me hablaba sabía bien lo que se decía. Hermosa frase, bellísima, y la imagen que proyecta más hermosa todavía. Que sin lectores no hay nada, no ya literatura, nada... la Literatura es una botella que se echa al mar con una carta de amor dentro, Elena... 

No soy lectora compulsiva ni compulsiva compradora de libros tampoco. Pero lo leo todo si es que leerlo todo fuera posible... Y lo que me llega, lo que me toca, se queda ya para los restos. Es por eso que la segunda y tercera lectura de un libro me emociona mucho más que la mirada virgen de la primera vez, es cuando cada cosa busca para encontrar, y encuentra, su medida, su sitio, el camino de regreso a casa. Autores, ellos o ellas, géneros, títulos y experiencias insondables... He de confesar la suerte de haber encontrado por ahí -una vida que ya va para larga la mía- unas cuantas botellas marineras preñadas de luz y de palabras.

Hoy elijo dos, puro capricho... Digo que sin ser literatura tienen mucho dentro, mucho de todo, como un mirador abierto a lo que cada uno quiera ver. Digo capricho porque así fue, capricho sevillano... una preciosa librería en la calle Sierpes que huele a papel y madera vieja -una combinación letal para quien ha crecido pegadita a la carpintería de su abuelo- y que dejaba para el fondo del escenario los libros que algunos dicen raros y yo, el paraíso en la tierra. Luego ya, nombrar a Esther Tusquets, me confieso suya, hizo el resto. Y ese resto, mejor compartido. 

Antes que nadie, con el aita. Porque sentados en su sillón, yo acurrucada contra él, leía en voz alta historias que no entendía pero creía escritas sólo para mi, porque puso en mis manos el primer cuento, porque me enseñó a utilizar el diccionario y a descubrir el horizonte sin fondo de las enciclopedias, porque el aitona hizo lo mismo primero con June y después con Roman, porque me acompaña cada vez que forro el libro que recién he comprado, costumbre heredada, como la de firmar sobre la primera frase o la de nunca prestarlos, que los libros se regalan...

Decía que, antes que con nadie, con el aita. Ahora ya, si queréis...

"La historia de la lectura femenina se refleja de manera magistral tanto en la pintura como en la fotografía. Artistas de todas las épocas han sucumbido ante la fascinación del reto de capturar la intimidad, a veces secreta, de la lectura femenina. Pero hubieron de pasar muchos siglos antes de que ellas fueran libres de leer lo que quisieran. Primero les fue permitido bordar, orar, ocuparse de los hijos y cocinar. Pero desde el instante en que concibieron la lectura como una posibilidad de cambiar la estrechez del mundo doméstico por el espacio ilimitado del pensamiento, la imaginación, pero también del saber, las mujeres se volvieron peligrosas..."

"Ser escritor, como dedicarse a cualquier actividad artística, entraña un riesgo adicional al riesgo de vivir. Escribir es una actividad de riesgo, y los hombres y las mujeres que la eligen reconocen su peligrosidad. La apuesta del artista es mucho más ambiciosa: apunta, si no directamente a lo genial, si a cierto grado de excepcionalidad. La ambición, y por consiguiente la frustración que supone el fracaso -no tanto ante los demás como ante uno mismo- son extremas. Pero si disponemos una sola vida en este mundo, ¿acaso no será lo mejor vivirla peligrosamente, arriesgándola por algo que de veras importe y nos importe? No se me ocurre una opción mejor..."

Y ya puesta en faena, peligrosa actitud por cierto, os deseo un feliz día de Sant Jordi, muchos libros, las rosas que toquen y todos los besos.

Nota de la redacción: se aceptan rosas, besos y sugerencias.

20 de abril de 2014

ABERRI EGUNA 2014

EUSKADI EUROPARA BEGIRA 

Euskadi mira a Europa. Lo hace hoy como lo hizo siempre. Porque nuestra concepción vital nos ha llevado a interpretar que el mar que nos limita territorialmente no es una barrera que nos obliga a encerrarnos en nosotros mismos. Al contrario. Desde siempre hemos creído que el mar era una puerta natural que nos acercaba a otras realidades. A otros pueblos con los que hemos querido convivir y relacionarnos. Cada cual con su identidad, con su cultura, pero desde el respeto y la cooperación. Con voz propia en un concierto mancomunado. 

Ya desde el siglo XV hay constancia de un ‘consulado’ denominado ‘vizcaíno’, y en el que se daban cita también guipuzcoanos y navarros, en el epicentro económico y comercial de la Europa de la época, Brujas -“Hoc est sigilium nationis Bizkaine”-. Desde entonces, y de manera permanente, los vascos nos hemos vinculado al proyecto europeo buscando compartir nuestro porvenir con los pueblos de nuestro entorno. Defendiendo nuestros intereses mutuos y construyendo lazos comunes que nos hicieran progresar en el devenir de los tiempos. Miramos a Europa porque somos Europa. En ella está nuestro lugar como comunidad nacional. Lo invocamos ya en el año 1918, cuando representantes de este partido, el Partido Nacionalista Vasco, acudían a Versalles ante la invocación por parte del presidente Wilson del derecho de autodeterminación para los pueblos europeos tras el final de la I Guerra Mundial. 

Lo repetimos en 1933, en la celebración en Donostia del segundo Aberri Eguna, cuyo lema fue precisamente “Euzkadi- Europa”. Lo reiteramos tras la segunda gran guerra, en 1947, con nuestra representación en los Nuevos Equipos Internacionales, embrión del Movimiento Europeo y germen de la Comunidad Europea alumbrada por Schuman, Monet, De Gasperi o Adenauer. 

Hoy, en la conmemoración del Aberri Eguna 2014, Euskadi, la patria de los vascos, sigue mirando a Europa. Reivindicamos el reconocimiento del Pueblo Vasco y el derecho que le asiste a decidir libre y democráticamente su futuro en igualdad de condiciones con el resto de naciones de nuestro entorno. 

El Pueblo Vasco encuentra su presencia y expresión en dos realidades distintas, en dos Estados que se resisten a reconocer su carácter diferencial. En Francia, los territorios de Laburdi, Nafarroa Behera y Zuberoa, que concitan el apoyo de su ciudadanía para el establecimiento de una Colectividad Territorial que les dé armazón administrativo, cultural y económico. Al sur, en el Estado español, la Comunidad Foral Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca completan el mapa político-administrativo de esta Nación. Un Pueblo Vasco con tres ámbitos de decisión que deberán respetarse escrupulosamente para dotarle de legitimidad democrática. 

Nuestra aspiración es esa Euskadi, ese conjunto de ciudadanos que conforman un espacio físico característico, que va de Adour al Agüera, de Aquitania al Ebro. Y decimos ciudadanos, por encima del territorio, de los signos comunes de identidad, de la cultura, de la lengua. Porque el nacionalismo vasco del siglo XXI entiende que el rasgo más importante que sustenta un proyecto político común es la voluntad de las mujeres y hombres que lo conforman. 

Esa es la patria de la que hoy hablamos y reivindicamos, Euskadi, la patria de los vascos El Día de la Patria Vasca no es una conmemoración contra nadie, ni una exaltación sectaria de enfrentamiento de identidades. Para los nacionalistas vascos, el Aberri Eguna es una afirmación del derecho que nos asiste a conformar una estructura política, económica, social y cultural propia. Es una aspiración legítima de supervivencia comunitaria, de identificación de una sociedad, de una ciudadanía, con su entorno inmediato. Y en ese anhelo respetamos a quien no se identifique con el mismo. La voluntad, el sentimiento de pertenencia a una comunidad y a compartir su destino, ni se impone ni se veta. La Euskadi del siglo XXI a la que aspiramos será la suma de identidades, la convivencia entre diferentes, el respeto a la mayoría y a la minoría, o no será. 

Aspiramos a construir una sociedad que se diga vasca con todos los que pretendan unir su destino personal o familiar al porvenir de este pequeño país que no pretende ser ni mejor ni peor que los demás, sino ser él mismo. 

Queremos amar lo que somos sin odiar lo que no somos. Y en ese ‘ser’, entendemos la identidad vasca como factor de desarrollo humano. Desarrollo de un futuro en solidaridad frente a un individualismo que desprotege a las personas. Desarrollo de una comunidad de valores que 
apuesta por el bien común, por el crecimiento económico, cultural, social y político, por la solidaridad, por el respeto a los derechos de todas las personas. Desarrollo de una comunidad que se ve proyectada en los valores que iluminaron la idea de una Europa democrática, pacífica y justa. En esa Europa, de alma y de respeto en armonía, queremos crecer con voz propia. 

En defensa de esa Comunidad Nacional Vasca, generaciones de mujeres y hombres de esta colectividad han sufrido en carne propia opresión, violencia y sufrimiento. Y en el nombre de esa misma Nación Vasca también se ha sometido a una parte de la ciudadanía al horror del terrorismo y la persecución. 

Hoy, afortunadamente para este Pueblo, construimos un nuevo tiempo de paz. 

Son las personas las que configuran una patria, y los derechos básicos de aquellas son los que construyen la estructura de cualquier entidad, organismo o institución que les agrupe. Por eso, nuestra aspiración de hoy es poder consolidar en Euskadi una convivencia sin violencia. Sin imposiciones. Sin el sometimiento de la fuerza, de la coacción o de la restricción de derechos. Tenemos la obligación de pasar página. Sin olvidos. Sin odio. Asumiendo cada cual la responsabilidad de nuestros propios hechos. Una paz que alimente las posibilidades de impulsar una oportunidad inédita que nos permita establecer las reglas de juego para que nos enfrentemos a un gran acuerdo de convivencia en el que decidamos juntos cómo y de qué manera queremos vivir en el futuro. Una nueva Comunidad Nacional para avanzar juntos y decidir por nosotros mismos cuál puede y debe ser nuestro porvenir. 

Dos son los objetivos concretos que nos unen en la conmemoración del Aberri Eguna 2014. Por un lado, la conformación de un consenso básico de Paz y Convivencia que abra las puertas a un nuevo tiempo de concordia en Euskadi. Y, en segundo término, iniciar un debate incluyente que propicie un singular avance del autogobierno en Euskadi. Un acuerdo democrático que posibilite el reconocimiento y su adaptación a las normativas básicas del derecho a decidir. 

Esa es la nueva Nación Vasca que proponemos. Más paz, más convivencia, más libertad. Para vivir mejor. 

La paz exige la rápida eliminación efectiva y compulsada de todos los arsenales militares utilizados en el pasado para la práctica del terror. La paz exige el reconocimiento de un daño injustamente provocado a unas víctimas y a una sociedad que necesitan sentir verdad y humanidad en quienes han decidido poner fin a años de estrategia de sufrimiento. 

La paz exige la acción de una justicia humanizada que practique, desde la capacidad que las leyes permiten, un escenario de resocialización de quienes hayan abjurado de la violencia y pretendan incorporarse a un nuevo tiempo de convivencia. 

La paz exige inteligencia política, responsabilidad de Estado, para procurar que el tránsito a una nueva sociedad sea efectivo y diligente. 

La paz exige acuerdo político e institucional en beneficio del bien común, dejando a un lado el rédito político de la confrontación partidaria. 

Afianzar la paz, establecer el camino de una nueva convivencia de respeto a los derechos humanos, facilitará notablemente afrontar nuestro segundo objetivo: la articulación de un nuevo estatus político para Euskadi. 

La pervivencia de la violencia ha imposibilitado durante años encauzar el gran desafío de impulsar y renovar nuestra capacidad de autogobierno. Siempre creímos que la violencia no podía condicionar la agenda política de este país. Pero estaba claro que mientras la fuerza se ejercitara como estrategia de motivación política, mientras se coartara con la intolerancia y la amenaza a la libre opinión de vascos y vascas, cualquier debate sobre el futuro político de Euskadi resultaría difícilmente llamado al éxito. 

Sin violencia de por medio, hoy todo es posible. La herramienta es el diálogo y el contraste. Negarlo supondría un fraude a la democracia. Vetarlo, un retorno a las posiciones de fuerza, a la imposición y al conflicto permanente. 

Euskadi quiere actualizar su autogobierno. No por pura reivindicación política, sino porque el autogobierno es para los vascos una garantía de bienestar y de desarrollo humano y colectivo. La construcción institucional en Euskadi nos ha reportado crecimiento económico y servicios públicos básicos eficaces, principalmente en la Comunidad Autónoma Vasca. 

Nuestro camino no ha sido equivocado. La fortaleza de nuestra identidad y el interés común de la sociedad vasca nos han llevado a ahondar en el autogobierno, que ha sido y es progreso, bienestar y calidad de vida. Por todo ello, debemos seguir fortaleciendo nuestra identidad y el interés común de la sociedad vasca. No renunciamos al estatus de autogobierno conseguido. Al contrario, queremos crecer institucionalmente desde esta base, para consolidar nuestra posición en el mundo. 

Necesitamos alcanzar un ritmo de desarrollo que es imposible de lograr mientras dependamos de circunstancias de terceros países. Y esto exige aplicar y estructurar políticamente el principio de soberanía, esto es, derecho y capacidad para decidir nuestro propio futuro. No por enfrentamiento político sino por el interés de la ciudadanía. Porque los vascos y las vascas ambicionamos un futuro mejor, y porque nos asisten los mismos derechos que al resto de naciones en el mundo. 

Anclarse en la uniformidad y/o en los ámbitos de poder ya alcanzados, es quedarse atrás, perder posiciones ante la realidad que viene. Aspiramos a disponer de una estructura política propia que nos permita proteger y desarrollar nuestra identidad social, económica, cultural y política. Los vascos y vascas queremos vivir mejor, con certidumbre sobre el empleo, sobre el bienestar, con servicios públicos de primer nivel. Con fortaleza económica. 

Nuestra estrategia tiene como objetivo favorecer el crecimiento de Euskadi, crecer desde el punto de vista político, social, económico e institucional, lograr la progresiva institucionalización que suponga el reconocimiento de Euskadi como una Nación libre en el concierto internacional. El crecimiento económico y el crecimiento institucional son la base que debe sustentar el logro de un mayor desarrollo y cohesión social. Crear riqueza bien distribuida para tener una sociedad cohesionada y pujante en Europa debe ser nuestra alternativa. Ejercer la soberanía día a día, consolidando los espacios conquistados y dando nuevos pasos. 

Euskadi es una vieja Nación que se renueva y fortalece. Euskadi debe ser Nación en Europa. Junto a algunas que ya están, como Estonia o Croacia. Junto a otras que piden paso, como Escocia, Flandes o Catalunya. Una nueva Europa que contribuya, mediante la actualización del Tratado de Lisboa, a la constitución de un gobierno común ajustado a los requerimientos del siglo XXI y al reconocimiento del papel activo de los sujetos políticos distintos de los Estados miembro. En tal sentido, la Unión Europea deberá reconocer realidades nacionales como la de Euskadi y arbitrar mecanismos jurídicos para la habilitación de la ampliación interna de la Unión, siguiendo los principios y condiciones -criterios de Copenhague- que han articulado las ampliaciones externas. Esta ampliación interna y la mejora de los cauces de participación ciudadana contribuirán a un funcionamiento más democrático y transparente del entramado institucional y de los procesos de decisión de la Unión. 

Debemos poner nuestro objetivo en ese ‘tren europeo’ que avanza. Vincular ‘soberanía política’ y ‘soberanía económica’. Sin confundir ‘soberanía económica’ con ‘proteccionismo económico’, porque queremos y necesitamos una Euskadi más independiente y, al mismo tiempo, también más abierta al mundo. 

En ese afán de construcción nacional avanzamos gradualmente, con ritmos acordes a cada ámbito territorial. Así, en la Comunidad Autónoma Vasca lideramos el proceso, a través de las iniciativas impulsadas tanto en materia de normalización como de nuevo estatus político. En Navarra queremos jugar un papel cada vez más activo en ambos retos, tanto el de la construcción de la convivencia, tan importante también en la Comunidad Foral, como el de la actualización de nuestro autogobierno. Y en Iparralde, concitamos sinergias para acrecentar la conciencia colectiva, buscando el reconocimiento de la colectividad territorial, primer paso de cara a formalizar una eurorregión que sitúe a vascos del norte y del sur en un marco de cooperación europea al margen de las fronteras estatales. 

El Parlamento Vasco ha iniciado estas pasadas semanas un nuevo procedimiento para abordar este reto del nuevo estatus con eficacia, responsabilidad y compromiso. No tenemos prisa. El vasco es un pueblo milenario y su voluntad de perseverancia le ha hecho sobrevivir con personalidad propia, incorporándose a los avatares que la historia y los cambios sociales han protagonizado en su entorno. Por eso, somos conscientes de que deberemos afianzar cualquier paso adelante para que el progreso de esta comunidad nacional se haga de forma equilibrada y segura. 

Tenemos ante nosotros una gran oportunidad para que Euskadi, no sólo la Comunidad  Autónoma Vasca sino también la Comunidad Foral Navarra e Iparralde, dé un paso decisivo en la definición mancomunada de nuestro futuro. Pese a la crisis y a la dificultad del momento, somos optimistas, porque estamos convencidos de que, con el empeño, la voluntad y el compromiso de la ciudadanía vasca, vamos a conseguir alcanzar los objetivos prefijados: la paz y la libertad de Euskadi. 

Por todo ello, en la celebración del Aberri Eguna 2014 hacemos un llamamiento a la ciudadanía de Euskadi a reivindicar nuestro derecho a la paz y a la libertad sacando a la calle el símbolo común que nos identifica, la ikurriña, representando en este gesto nuestra voluntad inequívoca de construir un nuevo país, una nueva sociedad en la que todos tengamos capacidad de expresión y decisión bajo el amparo del respeto a los derechos humanos. 

Respeto a la voluntad y a la diferencia. Respeto a la dignidad de las personas y a sus ideas para que nuestro Pueblo camine con paso firme a un nuevo tiempo en el que Euskadi será lo que su ciudadanía quiera que sea. 

Asimismo, invitamos a la ciudadanía vasca a participar en cuantos actos sean convocados para, desde el respeto, expresar nuestra pertenencia a la Nación Vasca y su derecho, desde la libre adhesión de cada cual, a decidir democráticamente su futuro. 

GORA EUZKADI ASKATUTA!! 

Euskadi, 20 de abril de 2014



Izan zirelako, gara...





10 de abril de 2014

La mejor profesión que existe...

Publicada en 1962 en la revista legal Texas Bar Journal y una de las muestras escritas más evidentes de amor por la profesión. 

Los abogados que, cuando nos ponemos, somos así...



















Querido hijo:

Ahora estás en tu último año de la facultad de derecho. Probablemente alguna de las cosas que aprendí en mis 30 años de profesión de abogado podrá serte útil. La facultad de derecho te enseña cosas que serán buenas para tus clientes; lo siguiente será bueno para ti. 

Uno de los grandes placeres de la vida es realizarse. En mi opinión, si recuerdas estas 21 cosas tendrás una carrera larga, feliz y exitosa.

1.- Recuerda, la regla de los 9.

Esto funciona así -9 de cada 10 personas son buenas, honestas, inteligentes y justas. Por lo tanto, si quieres tener la probabilidad a tu favor, elije el lado justo de la cuestión. En la profesión legal, el lado justo de las cosas es aquel que ayuda a la sociedad. En otras palabras, no dañes a tu compañero. En el Tribunal la Regla de los 9 funciona de la misma manera. 9 veces de 10 el lado bueno triunfa en los Tribunales.

2.- Recuerda, la integridad de un abogado es de una importancia vital para la comunidad

Si el carnicero, el panadero o el electricista no son honestos eso no es un problema. Por otro lado, como el abogado juega un rol vital en la vida de los ciudadanos, si no es honesto es una catástrofe. Déjame darte algunos ejemplos:
Un par de años atrás, apenas después del mediodía de Julio, la puerta de mi oficina particular se abrió y allí se encontraba parado un hombre. Lo había representado por muchos años, era un granjero exitoso. Estaba muy pálido y temblando me dijo: "Cometí el peor error que un ser humano puede cometer. Maté a un hombre y en el segundo posterior me dí cuenta de lo terrible que había hecho. Por el amor de Dios, ayúdeme".
Algunos meses atrás, en una tarde de Domingo, mientras estaba en la oficina con la puerta cerrada, me llama una persona que había representado por años, lo mismo que a su padre antes que a él, y en una voz nerviosa me dice: "Estoy abajo, la puerta de tu oficina se encuentra cerrada pero estaba rezando que estuvieras allí. Necesito hablar contigo". Cuando llegó me mostró varios recortes de diarios que traía de la oficina del correo de una ciudad distante. Los titulares y los artículos de primera plana contaban una historia sobre un robo a una licorería y que el dueño había sido asesinado cuando quiso defenderse, la captura por la policía, los reportes de laboratorio que acreditaban concluyentemente que aquel que disparó era el asesino, y que el asesino era su hijo. Llorando como un bebe dijo "Ayúdeme. Que puedo hacer?"
En los 30 años de mi práctica profesional, sentí que mi deber requería que le solicitará al Jurado que le sacara la vida a un hombre en tres oportunidades distintas. En dos oportunidades el Jurado accedió a mis peticiones. En la tercera, el acusado se suicidó el día que lo condenaron a prisión perpetua.

Ninguna profesión puede ser tan importante como aquella que requiere este tipo de compromiso de sus miembros. Por lo tanto, la integridad de sus miembros es de una importancia vital para la comunidad.

3.- Recuerda, siempre se amable con las personas sin importar su estatus social, su nivel de educación o su situación financiera porque:
Ese chico que ahora está sirviendo bebidas en la tienda, en 25 años podría ser el presidente de la Asociación de Bancos de Inversión de Estados Unidos y podría llamarte para tratar un tema importante.
Ese chico que está juntando metales en la calle y vendiéndolo para tener dinero que gastar, en 20 años podría estar contratándote para que le examines ciertos títulos de propiedad de tierras que está comprando en otros Estados.
Ese compañero que, el día de graduación dijo que el no iba a seguir estudiando nada porque ya tenía todos los conocimientos necesarios, en varios años podría ser elegido el presidente del directorio de alguna compañía industrial, probando así que lo que decía era verdad.
Muchos empresarios exitosos no saben leer ni escribir.

4.- Recuerda, en la práctica del derecho, bajo una forma democrática de gobierno, no hay secretos

Por lo tanto, nunca pongas nada por escrito, ni digas nada en una conferencia o por teléfono que te importaría ver en la primera plana de un diario, o en la TV, o que sea escuchado en el estrado de los testigos o en la radio.

5.- Recuerda, la mejor manera de desarmar a tus enemigos es hacer aquello que sea justo bajo las circunstancias.

6.- Recuerda, ningún pueblo ha desarrollado un mejor método de solucionar las disputas entre los hombres que nuestro sistema judicial.

El sistema judicial fue desarrollado por la profesión legal y fue sometido a distintas pruebas, millones de veces; aunque no es perfecto, es lo mejor que hay. Siempre defiende el sistema. Si alguna vez pierdes un juicio, no trates de tirar abajo el Tribunal.

7.- Recuerda, lo más importante, en lo que hace a conseguir trabajo, es aquellos que tus vecinos piensan de ti.

Todo en la tierra se conecta con tu ciudad y con tu barrio. Cuan alto vayas en tu profesión depende de quién te emplea. Los trabajos más importantes que tuve en mi vida se originaron en alguien muy cercano a mi casa. Por eso, lo que tus vecinos piensan de ti es lo que importa.

8.- Recuerda, ninguna otra profesión permite a sus miembros disfrutar de una larga vida profesional como lo hace la abogacía.

Mientras el abogado viva podrá trabajar. Mientras el abogado conserve su salud y su cerebro podrá hacerlo exitosamente. Piensa en nuestro vecino, el senador, que ejerció la abogacía durante 70 años.

9.- Recuerda, no existe límite para el éxito en la profesión legal.

El único límite para el éxito que puedas lograr está dado por tu tiempo y tu energía. Y el pensamiento que te da fuerzas para terminar cuando el día se hace tarde y continuar se hace duro es que, independiente de como luzca para otros, tu sabes que estás peleando según las reglas aceptadas del juego.

10.- Recuerda, el fin no justifica los medios.

Dos cosas malas no hacen una buena. Es mejor perder que no pelear de acuerdo a las reglas. Es extremadamente fácil para un abogado joven violar esas reglas. Si tienes una familia que mantener con un ingreso magro, hay una gran tentación para ponerse laxo en la moral profesional. Ten presente que te beneficiarás financieramente si no lo haces. La magnitud de la responsabilidad confiada a ti está en directa relación con la confianza que las personas te tienen. Nadie puede destruir la confianza que otros te tienen, excepto tu. La clave es la integridad; por lo tanto, no sólo deberás ser honesto, sino también deberás mantener la apariencia de honesto.

11.- Recuerda, para ser un buen abogado primero tienes que ser un buen hombre

Tu principal ambición tiene que estar relacionada con ser un buen marido, un buen padre, un buen vecino, un buen ciudadano y un buen abogado. Si logras esto, habrás logrado todo el éxito que se puede lograr. El placer de la vida.

12.- Recuerda, nunca pongas tu interés en tus honorarios delante de tu interés en el caso

Tus futuros ingresos dependerán más de la forma en que manejas el caso que en el monto de honorarios que cobras.

13.- Recuerda, el objetivo principal de la profesión legal es encontrar, reconocer, interpretar y preservar la verdad.

Lo más rápido que puedas aprender sobre la realidad de una situación, mejor estarás.

14.- Recuerda, tus clientes en forma inconsciente te hacen el guardián de sus principios morales
Hace un par de años, a media mañana recibí una llamad de un ciudadano local que en ese momento vivía en otra ciudad diciendo que tendría una cita conmigo en cuanto pudiese. La tarde en que llegó me explicó que había sido elegido la mejor oferta en una licitación para una gran obra de construcción y que el segundo oferente, que tenía una oferta más onerosa, le solicitó que renunciara así él hacía la obra y se dividirían la diferencia y, habiéndose así decidido, que solicitaba un contrato que obligara en ese sentido a este segundo oferente. Luego de explicarle que no podría hacer eso y que ningún otro abogado podría hacerlo sin cometer algún delito, decidió continuar con la obra comprometida. Desde ese entonces, él y toda su familia son clientes míos.

15.- Recuerda, el Tribunal es donde comienza el show.

En este lugar es donde el abogado deberá poner todo de sí. Aquí es donde te encontrarás con tu adversario. Existe un gran segmento de la profesión que intenta evadir el Tribunal a toda costa. Eso es un error. Por supuesto que el Tribunal tiene que ser el último recurso pero nunca tuve suerte en manejar los asuntos en una negociación hasta que la situación estaba en una buena forma para ser juzgada. Si tienes un buen caso y estás bien preparado 9 veces de 10 seguramente no tendrás necesidad de ir al Tribunal. Si no estás bien preparado, o bien perderás el caso u obligarás a tu cliente a un acuerdo injusto. El trabajo en el Tribunal es esencial para el abogado ya que hasta que no tengas una apreciación real de lo que puedes o no lograr en el Tribunal, no tendrás un standard real para evaluar tu caso. Un abogado litigante es a la profesión legal lo que un cirujano es a la medicina. Un abogado que nunca pisa los Tribunales nunca sabrá como entregar un buen servicio a sus clientes. El mayor cumplido que un abogado puede recibir es: "El es un buen abogado litigante"

16.- Recuerda, no existe una forma segura de obligar a dos personas y mantenerlas vinculadas a través de un instrumento escrito.

Lo único que obliga a las personas es el hecho que bajo cualquier circunstancia, la mayoría de los hombres, sin saber lo que el otro hará, buscará la soga dorada de la justicia, la verdad, la decencia y por ello se obligarán con otros que busquen la misma soga. Esta es la única combinación que durará en el tiempo.

17.- Recuerda, vive para tu cumpleaños 50.

Apenas me recibí y abrí mi oficina, asistí a una conferencia de un evangelista que en su charla decía: "No importa cual es tu trabajo, si eres joven y estás empezando, voy a decirte que tienes que esperar de la vida. Si desde ahora y hasta tu cumpleaños número 50 tomas cada decisión en tu negocio o profesión de tal manera que piensas que ayuda a la sociedad, desde tu cumpleaños número 50 en adelante, por el balance que tiene la vida, el placer que obtendrás del trabajo de toda tu vida se duplicará cada 12 meses. Por el contario, si tus decisiones son en contra de la sociedad, tus desilusiones y miserias se duplicarán cada 12 meses" Ahora estoy tres años pasando mi cumpleaños número 50 y creo que este hombre estaba en lo correcto.

18.- Recuerda, el dinero pierde su importancia cuando tienes suficiente comida, abrigo y refugio para ti y tu familia.

En este punto, con todas las personas el placer disminuye a medida que el monto aumenta. Las personas que no tienen otra cosa que dinero, tienen muy poco.

19.- Recuerda, el hombre más feliz de la tierra es el hombre que tiene que trabajar para vivir.

20.- Recuerda, muchas de tus emociones, excitación o experiencias inusuales vendrán de una forma muy peculiar e inesperada.
Una mujer manejó 20 millas y corrió a mi oficina y dijo "Acabo de escuchar que se murió de un ataque al corazón. Gracias a Dios que no es verdad"
Conduciendo a una estación de servicio, el dueño -que no recuerdo haber visto antes- le grita a su hijo. "Querido, ve a buscar a tu madre, aquí está el hombre que nos convenció que no nos divorciáramos. Los dos queremos agradecerle"
Clientes que te envían más que los honorarios convenidos diciendo que no le has cobrado lo suficiente (No pasa demasiado seguido, pero es emocionante cuando sucede)
Cartas de agradecimiento de herederos a los cuales nunca conociste.
Personas que vienen a tu oficina como nuevos clientes, a quienes previamente habías demandado.

21.-Recuerda, aquellos que permanecen vinculados el mayor tiempo, usualmente son los mejores.

Creo que tienes la habilidad para tener éxito en la medicina, en la ingeniería, en los negocios o en cualquier cosa que quieras llevar a cabo, pero no tienes el tiempo necesario. Para convertirse en completamente calificado, establecerse y tener éxito en algo se requiere toda una vida. Por eso, quienes eligen temprano trazar un rumbo en su vida y se mantienen en él generalmente son aquellos que disfrutan del mayor éxito. En la profesión legal se aplica el mismo principio a la ubicación. Muchas veces, todos los meses viene alguien a mi oficina como consecuencia de alguna asociación con algún miembro de su familia realizada muchos años atrás. Si no te quedas en un solo lugar, perderás esta ventaja.

Creo que luego de que practiques la profesión legal por más de 30 años, tu también sabrás que la abogacía es la mejor profesión que existe.

Atentamente,
Tu padre.
Roland Boyd, ABOGADO.



4 de abril de 2014

Marguerite Donnadieu, la Duras....

Apasionada, rebelde y controvertida, militante eterna de un sinfín de causas, en ocasiones distante, siempre suya, muy-muy suya. Esta mujer de armas tomar, escritora de lo prohibido, su propia vida. Confesar y borrar huellas... resumiendo...


La historia de mi vida no existe. Eso no existe. Nunca hay centro. Ni camino, ni línea donde se insinúa que alguien hubo, no es cierto, no hubo nadie… Para mí todo empezó así, por ese rostro evidente, extenuado, esas ojeras que se anticipaban al tiempo...






Marguerite Duras, hoy cumple 100 años. La eternidad...