31 de julio de 2015

Inazio Deunaren eguna dugu gaur...

♫ ♩ ♬ ♪ ♫ ♩ ♫ ♩  Iñaxio, gure patroi aundia, Jesusen konpainia fundatu eta dezu armatu… ♬ ♪ ♫ ♩

31 de julio,  día de San Ignacio, de reconocimiento y congratulaciones, porque hoy hace 120 años, ahí es nada, nacía Euzko Alderdi Jeltzalea. Y aquí seguimos, JELpean.
Yo no soy nadie, sólo este corazón agradecido y orgulloso: raíces y alas, qué hermoso legado el de nuestros mayores. Sepamos honrar su memoria, estar a su altura. Procuremos...

♫ ♩ ♬ ♪ ♫ ♩ ♫ ♩   Gau eta egun, guk guztiok pakea dezagun, beti, gau eta egun… ♪ ♫



Irungo Euskal Jira ba dator, ba dator...





































       ✂ ❤ ✂ ❤ ✂ ❤ ✂ 

29 de julio de 2015

Me tomo la licencia...

________ Dígale adiós en un aeropuerto -o en una estación de tren, o de autobuses-. Después, camine hacia la salida y no se dé vuelta. Repase los últimos rastros de su olor en la memoria, recuerde el último beso. Pregúntese si se habrá dado vuelta. Dese vuelta. Vea cómo ya ha desaparecido. Camine hacia la salida. Sienta una opresión en el pecho. Piense: “Si esto fuera una película, yo debería correr hacia él y él debería estar corriendo hacia mí”. Siga caminando, esto no es una película y usted no tiene tiempo que perder: debe empezar a sufrir. Sufra. Diga: “Hola, aquí está el dolor”. Diga: “Hola, bienvenido dolor”. Sepa que sentirá eso durante mucho tiempo. Pregúntese si va a soportarlo. No encuentre respuesta. Camine hacia la calle. Encienda un cigarrillo. Sienta náuseas. Piense: “El tiempo pasó demasiado rápido”. Sienta que sería capaz de recordar todos los días que pasaron juntos, hora tras hora. No lo haga: déjelo para después, para cuando su ausencia se vuelva insoportable. Camine hasta el auto. Meta la llave en la cerradura. Abra la puerta. Piense: “Hace media hora estábamos aquí”. Respire el aire de la cabina. Mire el asiento contiguo, está vacío. Sienta cómo cada poro de su cuerpo se abre como una boca llagada. Pregúntese qué estará haciendo él ahora. Pregúntese si pensará en usted. Pregúntese cuándo va a volver a verle. Pregúntese si volverá a verle. Suba al auto. Ponga el auto en marcha. Salga del parking. Respire. Mírese en el espejo retrovisor. No se reconozca. Piense: “Esa no soy yo”. Diga en voz alta: “Te necesito”. Diga en voz alta: “Te extraño”. Maldígase. Sienta que nada tiene sentido y que no lo tendrá por mucho tiempo. Piense en morir. Elija no morir. Siga adelante... 


                                                                                          _______________  LEILA GUERRERO
                                                                                                                            -Instrucción 4-


26 de julio de 2015

Kutxa entrega...






















































25 de julio, Hondarribia... Kutxa Entrega...


Hace solo unas horas, Carmen Susperregi Elduayen, portadora de la kutxa este año, ha girado y girado sobre sí misma bajo el arco de la Hermandad de Pescadores, cumpliendo con una tradición ancestral que se renueva y fortalece cada 25 de julio. 
La Banda de Música, tras ella una Carmen vestida de blanco y con un maravilloso mantón de Manila multicolor sobre sus hombros, las autoridades, los remeros y cofrades, los patrones de los barcos, los arrantzales… la comitiva parte de La Marina, gure Portua, y pone rumbo a la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y del Manzano para cumplir allí con el rito de hacer público el balance de pesca, la rendición de cuentas y el traspaso de poderes de la Cofradía. De la regia Cofradía de Mareantes de San Pedro de la que, se dice, es una de las instituciones sociales más antiguas del mundo y a la que un Papa de Roma, un tal Clemente, ya otorgó Bula en 1595... Ya de vuelta, en la kutxa libros, números y reliquias, se deshace el camino y una vez al abrigo de la Hermandad de Pescadores, Carmen gira, gira y gira lakutxa, contemos pues...
Y es uno de esos días en los que mi confeso corazón irundarra se viste de verde mariñel, Onyarbi en vena, de arriba a abajo. Y me declaro rendidamente enamorada de lo que es y significa esa kutxa, la procesión, la hermandad, los arrantzales, la Cofradía, la tradición... Y de mi gente onyarbiarra que, año tras año, hace que lo que fue siga siendo. Qué grandes sois...

Eta Carmen, aurtengo kutxa-eramalea, ze kantinera ederra izan zen ere joan den Alardean... 28 buelta eman ditu arkupean Onyarbin dauden 28 itsas-ontzi omenez, eta beste buelta bat, azkena, aitona Emilio oroimenean...
Gaur, uztailaren 25a, Onyarbin gaude, Kutxa entregaren eguna dela eta...



Eva. Marina, Edurne eta Pilar... eskerrik asko!!

24 de julio de 2015

Please, do not disturb...

... Ni el desnudo ni la desnuda oyen campanas. Eso pasaba antes, en las fábulas familiares de las abuelas. Estos de ahora escuchan truenos lejanísimos, bocinas de ansiedad, ambulancias que aúllan, rock en ondas y, más confidencialmente, labios que se disfrutan, comunión de salivas. La mujer se estira en toda la extensión de su piel sabrosa, abre brazos y piernas, tal como si se desperezara pero más bien perezándose. Siente que la boca del hombre va ascendiendo a su boca y cuando por fin cada lengua se encuentra con su prójima, ambas proponen o resuelven o gimen: Qué importa si es o no repetición, qué importa si es prólogo o desenlace. Estamos. Somos. Una y uno. Dejemos que la muerte nos odie desde lejos. Desde muy lejos. Somos. Estamos. Tan cerca de vos que soy vos. Tan cerca de mí que sos yo. Una + uno = une...
Se unen, pues. El mundo queda fuera, con sus culpas, sus deberes, sus ropas. El desnudo y la desnuda son únicos testigos del amor sin testigos. Uno sobre otra, o viceversa, la humedad de sus vientres es de ambos. Los cuerpos -esos futuros, inevitables proveedores de ceniza- borran de un placerazo sus condenas y también se reconocen y trabajan. Trabajan y se gozan, únicos en el mundo, por fortuna olvidados. Entonces ella piensa o grita: Vení, y él canta o piensa: Voy... Y así, poco a poco, y al final mucho a mucho, se ensimisma y celebra, se alucina y consuma el va-i-vén...

_________________________________  Despistes y Franquezas (Mario Benedetti)



 

14 de julio de 2015

Luis Mariano, Lux Aeterna!

Yo era una mocosa de 9 años que iba de la mano de la ama por el Paseo de Colón, recuerdo que hacía mucho calor... Y que a la altura de Tejidos Idarreta, y con nosotras a punto de cruzar al otro lado -el semáforo estaba entonces junto al comercio-, un hombretón de ojos claros y vestido con una bata oscura le llamó con cierta urgencia... Conchita, Conchita! Que ha muerto Mariano!! Y así estuvieron unos minutos, hablando los dos, ella en la acera y Juantxo Idarreta en lo alto del escalón de entrada a su tienda. Y yo, mientras, pensando que quién sería ese Mariano...
Era él. Hace hoy 45 años...
A la altura de Tejidos Idarreta, el último local de la acera de los números impares del viejo Paseo de Colón...




Lux Aeterna!

12 de julio de 2015

Aurten ere, 17 urte pasa eta gero, Hirumugarrietan...



   


















 










       
                                                            
















Gora Irun!!!  Gora San Marcial!!!!  Gora gu ta gutarrak!!!!
Hurrengo urterarte!