5 de mayo de 2010

NO al olvido

El campo de exterminio de Mathausen fue bautizado como el infierno del infierno. Su puerta de entrada, coronada por una enorme aguila hitleriana, acogía a los prisioneros con aquel indecente... "vosotros que entráis, dejad aquí toda esperanza”. Aun y todo, Mathausen cayó, se abrieron sus puertas, libertaron a los supervivientes, derribaron águilas, consignas y prejuicios hace, hoy, 65 años. 
Mi humilde homenaje a la memoria de todos los que sufrieron lo indecible por "ser" diferentes. O iguales, que el horror no hace distingos. Pero la esperanza, tampoco. Para que nunca, nunca, la perdamos y encontremos el modo de combatir otros infiernos del infierno que todavía los hay en pleno siglo XXI. Por el no olvido y por la fuerza de la gente buena.




No hay comentarios: