28 de abril de 2012

Salvaje profecía

En esta noche de abril donde enciendo mi altar rogando no ser inmune a nada, mis recuerdos se estrellan contra el puente de su espalda. El verde mar de sus caricias regresa. 
Y duele.
Mejor no digo nada, mejor apuesto mis besos, todos, al golpe de viento de sus manos...





























                                            Que todo sea una salvaje profecía, amor poseído, amor ido...
                                                                                             - Miguel Ángel BUSTOS -


No hay comentarios: