31 de julio de 2012

117 años de historia

"EUZKADI ES EL PRODUCTO DE LA CONCEPCIÓN FILOSÓFICA, DEL ACTO DE VOLUNTAD DE LOS VASCOS DE CONSTRUIR SU NACIÓN SOBRE LAS BASES DE SU PUEBLO, SU LENGUA, SUS INSTITUCIONES, Y SU PECULIAR GENIO CIVIL."
-Manuel de Irujo-
























31 de julio (1895-2012), 117 años nos contemplan este día de San Ignacio. Hoy, hace 117 años que el PNV surgió en Abando de la mano de Sabino Arana y Goiri para defender los intereses e inquietudes de aquellos vascos y vascas que percibían cómo sus particularidades, su cultura y lengua, su voluntad de seguir siendo colectivo vasco consciente, se ninguneaba en una España en la cual estaban geográficamente ubicados por azar de la historia. El PNV, disidente político en relación a la evolución de las fronteras que la historia dibujaba forzadamente a los vascos, cuestionaba y cuestiona supuestos intocables tabúes, como eran y son, los propios ámbitos de decisión. Un PNV que nunca pierde de vista el objetivo de que la evolución democrática de la historia política de las soberanías nacionales vaya en el futuro por caminos más fraternos, solidarios y de reajuste. Era, y es, el Euzkotarren Aberria, Euzkadi da-Euzkadi es la Patria de los vascos.
Pero el ciudadano, la estructura demográfica, social, económica y cultural ha cambiado. Las mutaciones en la composición y estructura del cuerpo electoral son enormes. Las circunstancias políticas mundiales, el entorno personal y social del ciudadano ha cambiado. La globalización, los flujos de personas y migraciones, los intercambios interculturales, las condiciones de vida de las futuras sociedades generadas por el imparable progreso de las nuevas tecnologías nos deparan un futuro desconocido e impredecible. Vivimos en un mundo de identidades compartidas, de pertenencias múltiples, de dependencias dispersas, de soberanías compartidas complejas y a veces de perfiles borrosos e indetectables. Ante esta realidad el PNV debe seguir conectando con la nueva sociedad civil, debe continuar ocupando la primera línea política centrada. Se trata, acorde con los tiempos, y conservando lo sustancial y útil, de continuar canalizando los intereses e inquietudes de los nuevos ciudadanos de la nueva calle.
De ahí la necesidad de estar vigilantes de lo propio, pero conscientes también de que no existe posibilidad de preservar lo particular si no es asumiendo lo universal, abriéndose e incorporándose a procesos de integración respetuosos con su propia idiosincrasia. EAJ/PNV nació a finales del siglo XIX como agrupación de aquellos vascos que más allá de la no aceptación del despojo político-institucional practicado en tierras vascas tras la abolición de los Fueros vascos por la fuerza de las armas y en nombre de la unidad de la nación española, afirmaron el ser nacional del Pueblo Vasco, proclamaron ante la historia su objetivo político, Euskadi, y se unieron para la consecución pacífica y democrática de los derechos políticos inherentes a tal condición. Hoy, 117 años más tarde, se plantea a la ciudadanía vasca un nuevo pacto de convivencia, una nueva negociación con España y un nuevo acuerdo amplio e integrador, superador del actual marco socio-político.
El 5 de marzo de 1949, en plena dictadura franquista, solamente diez años más tarde de finalizada la guerra civil con la victoria militar de Franco y el advenimiento del fascismo, por lo tanto en la más radical clandestinidad, el EBB de EAJ/PNV emitió una larga declaración que comienza así: En consonancia y afirmación de los derechos imprescriptibles de la nacionalidad vasca, consagrados muy especialmente por la Historia, el Partido Nacionalista Vasco proclama el derecho del Pueblo Vasco a expresar libremente su voluntad y a que su decisión sea considerada como la única fuente jurídica de su estatus político, lo que entraña el deber correlativo de respetar esa voluntad. El Partido Nacionalista Vasco, conforme a los principios de la democracia, acata y proclama solemnemente el deber anunciado. Nueve años antes, el 1 de octubre de 1936, José Antonio Aguirre y Lekube, el primer lehendakari del primer Gobierno vasco, manifestó solemnemente en el Congreso de Diputados de Madrid, una vez ya estallada la rebelión golpista del fascismo español: Os decimos con entera lealtad: hasta vencer al fascismo, el patriotismo vasco seguirá firme en su puesto.
Pues bien, la voluntad política por la que surgió y se desarrolló EAJ/PNV se revalida de nuevo, hoy y aquí, democráticamente, en libertad y en la más radical defensa y afirmación de una personalidad colectiva concreta, de una nación vasca a construir entre todos, de una Euskadi definida sobre la voluntad del conjunto de su ciudadanía y que se abre solidaria al mundo. Cuyo único límite es la voluntad de sus ciudadanos y ciudadanas expresada democrática y libremente en las urnas vascas.
El compromiso de que EAJ/PNV continúe sintonizando esa voluntad política con los sentimientos e intereses, ilusiones, problemas y necesidades de la ciudadanía vasca es un reto apasionante. El de seguir acertando. Pero para hacer frente a este reto, necesitamos incorporar a las realidades actuales aquello que nos ha caracterizado históricamente a los vascos. Hacer frente a este reto supone implicarnos en construir una sociedad vasca innovadora, capaz de adelantarse a los cambios, basada en personas formadas y conocedoras de la importancia del trabajo bien hecho, con fuerte sentido de la identidad de lo que nos es propio, con sentimiento de pertenencia a una comunidad y que comparte un proyecto a largo plazo.
De ahí la necesidad de nuevas herramientas. Una Euskadi cohesionada, un proyecto que compartamos gentes de diferentes sensibilidades, abierta al mundo y a la diferencia creativa, capaz de atraer personas de otros lugares que quieran desarrollar su talento y su creatividad entre nosotros y que se sientan atraídos por lo vasco. Garantizar la pervivencia y el desarrollo de la Euskadi autogobernada en el siglo XXI supone lograr que los valores que nos identifican y desarrollamos sean atractivos para los que quieran compartir su vida con nosotros.
EAJ/PNV entiende que el Pueblo Vasco, Euskadi, el Zazpiak Bat de las siete tierras vascas, es un Pueblo y una Nación con identidad propia en el conjunto de los pueblos y de naciones de Europa, depositario de un patrimonio histórico, social y cultural singular y que se asienta geográficamente en siete territorios actualmente articulados en tres ámbitos jurídico-políticos diferentes ubicados en dos Estados. Entiende que los vascos tenemos derecho a decidir nuestro propio futuro, tal como se aprobó por mayoría absoluta el 15 de febrero de 1990 en el Parlamento Vasco y de conformidad con el derecho de autodeterminación de los pueblos, reconocido internacionalmente, entre otros, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
Termino con el primer lehendakari de Euskadi, José Antonio Aguirre: Hay que pensar que el futuro nos pertenece, pero que debemos prepararlo desde ahora. Hagamos navegable nuestra particular Itaca, ganemos las próximas elecciones autonómicas al Parlamento Vasco y conformemos un sólido, estable y eficaz Gobierno vasco de la mano del que será el próximo lehendakari de todos los vascos, Iñigo Urkullu. Un Gobierno vasco que pacte, que profundice el autogobierno y que gestione un programa de relanzamiento económico. Así pues, aquí, en Euskadi, de lehendakari a lehendakari, desde José Antonio Aguirre y Lekube a Iñigo Urkullu Renteria. Katea ez da eten, ez, ez da etengo ere.
José Manuel BUJANDA
Deia-Noticias de Gipuzkoa
31 de julio 2012



No hay comentarios: